LOS LÍMITES EN LA EDUCACIÓN

Uno de los máximos problemas que  se plantean en la infancia son los límites en la infancia.  La sobreprotección es negativa en la educación igual que la permisibilidad.   En la educación de un niño no se deben pasar las normas, el niño debe saber que su madre y padre le quieren y debe tener en cuenta las jerarquías.  Cuando un papá o mamá dicen: “no”, esta decisión es inamovible.  Le puede generar frustración pero esta debe superarla y aprenderla.  Estas normas le proporcionarán al niño seguridad.

La sobreprotección solo hará que el niño se vuelva inseguro y posiblemente su nivel de independencia disminuya, por tanto conviene que  el niño aprenda lo que ha hecho mal. Los niños necesitan ser guiados por el adulto y con ello es necesario establecer reglas para que fortalezcan sus conductas.  Es importante que no se sientan heridos en su autoestima, y para ello se debe orientar el enfado hacia su comportamiento,  nunca exigirle que no llore o sienta rabia.  Esos sentimientos deben sentirlos para hacerlos reaccionar sobre su comportamiento.  El gesto debe ser firme  y sereno.  No vale la pena dramatizar ni reñirle excesivamente, un tono firme y convincente será más efectivo.   

Nos cuesta poner límites a nuestros hijos porque no les dedicamos suficiente tiempo o porque los padres no se ponen de acuerdo con la educación de sus hijos, y cada padre actúa de forma diferente. Los padres siempre deben ir por el mismo camino en la educación.     

Es muy importante  dar disciplina pero siempre con mucho amor. Es importante, también, que los niños acepten la frustración, si no es así en un futuro pueden presentar problemas en su adolescencia o adultez.   

Para finalizar, es muy importante que en casa tengan un buen ambiente familiar para así tratar que el niño crezca con unos límites claros basados y fundamentados todos ellos en el amor. La falta de no poner límites da lugar a una nula tendencia a la frustración. Por tanto, límites = amor +control.

Psicomotricidad

Psicomotricidad.  Hoy hablaremos de este tema.

Me presentare soy Mari Carmen Catalan especialista en educación infantil directora de “l’escola Infantil Grans Somnis”  y este blog quiero que sirva para que me comenteis temas relacionados con la educación de vuestros hijos.  Intentare responder a todas vuestras peticiones.

Hablaremos hoy  de tres temas importantes en la educación que son.  El desarrollo psicomotor, el control de esfínteres y el tema de la afectividad y las emociones.

El desarrollo psicomotor empieza desde que el bebe nace.  Nace predestinado  a seguir una serie de etapas que serán claves en su desarrollo.   La parte sensorial está estrechamente relacionada con el desarrollo psicomotor puesto que el bebe siente y ello le motiva a moverse.

La primera etapa del desarrollo psicomotor  es el volteo, en esta etapa se da la vuelta de boca arriba a boca abajo, y esto hace que el ángulo de visión del niño aumente y esto le hace sonreír.

La segunda etapa seria el arrastrado, el niño aprende a arrastrarse como un cuco y así consigue llegar a coger objetos y ponérselos en la boca, recordar que estamos en la etapa oral.

La tercera etapa es el gateo, etapa imprescindible para su desarrollo, el gateo para ser correcto ha de ser contra lateral es decir mano izquierdo y pierna derecha.  Está estrechamente relacionado con los hemisferios cerebrales, y es un área muy importante para potenciar el área del lenguaje y las matemáticas.

El tercer nivel es la etapa de bipedestación, aquí el niño ya se pone de pie y ve el mundo desde arriba.  Esta etapa es de un gran entusiasmo porque ya está cerca de la altura de sus adultos.

La siguiente etapa es la de deambulación es decir la marcha,  a partir de ahora es mucho más activo y no debemos perderlo de vista, ya se recorre todos los estadios sin problemas.

LAS EMOCIONES EN LOS NIÑOS DE 0-3 AÑOS

Las habilidades emocionales se pueden y se deben enseñar. Nuestra labor ha de ser fomentar el aprendizaje de unas habilidades emocionales que garanticen el óptimo desarrollo de los niños y que en un futuro les permitan lograr el éxito en su día a día y les aporten claves importantes para su bienestar.

Las emociones pues, desempeñan un papel importante en la vida, por ello es esencial saber cómo se desarrollan y cómo nos afectan tanto a nivel personal como social. Pero tal vez el papel más crítico de las emociones es crear, organizar y orquestar muchas de las funciones más importantes de la mente. De hecho el intelecto, las habilidades académicas, el sentido de uno mismo, la conciencia y la moralidad, tienen orígenes comunes en  nuestras primeras y sucesivas experiencias emocionales. Contrario a lo que pudiera parecer las emociones son de hecho las arquitectas de un arreglo en las operaciones cognitivas de nuestro cerebro.

El desarrollo emocional construye:

  • La identidad
  • La autoestima
  • La seguridad
  • La confianza en uno mismo

Los niños agradecerán mucho la disciplina y los hábitos. Los padres son un modelo para el pequeño. Hay que favorecer el acercamiento del progenitor del mismo sexo para favorecer su identidad.

La seguridad y la afectividad es básica para su desarrollo. Los vínculos afectivos reducen el malestar emocional y potencian los sentimientos positivos.

El vínculo de amor de una madre y un padre junto a las experiencias de este vínculo tiene un papel decisivo y muy importante en su ORGANIZACIÓN CEREBRAL. El vínculo debe ser siempre positivo y afectivo.

Las emociones son la clave para el bienestar.

Las emociones en la mente CREAN, ORGANIZAN y ESTRUCTURAN bien el cerebro. Son LA ARQUITECTURA DE LA MENTE.
El arquitecto construye las emociones que están en el cerebro. Depende como se vivan en el cerebro, estas serán más o menos sanas y de ello dependerá mucho las enfermedades mentales.

LA PRIVACIÓN no solo causa tristeza y depresión en la primera infancia sino también hostilidad e incapacidad para establecer relaciones sociales saludables en la vida adulta.

Un inadecuado vínculo entre madre e hijo en la infancia puede llevar a PROBLEMAS PSICOLÓGICOS importantes.

Unos padres sensibles, coherentes en sus respuestas y disponibles emocionalmente garantizan una sana vinculación emocional. Todo esto bien trabajado le aportará al niño seguridad y confianza en sí mismo (conceptos importantes para una vida adulta feliz y equilibrada)

Los niños que se crían con desapego buscarán a lo largo de toda su vida otras formas de cubrir las necesidades afectivas que no tuvieron, dando lugar a trastornos mentales y sociales.

El APEGO SEGURO mantiene al bebé o al niño en equilibrio emocional. Hay que responder a sus necesidades emocionales, cogerle en brazos, practicar el cachorreo con él, procurar proporcionarle una familia ESTABLE.

El niño que ha construido su confianza básica con sus padres podrá luego explorar el mundo, crecer y vivir y entender el vínculo afectivo e INDIVIDUALIZARSE. Esta confianza le permitirá ser independiente y no depender de nadie.

Si no se da este vínculo el niño o joven puede independizarse, por ejemplo, a los 25 – 30 años, pero seguirá necesitando apegarse a algo o alguien. Tendrá cierta dependencia con alguien o con algo.

Las emociones de las personas son muy importantes para el bienestar personal, siendo estas la clave para una forma de vida positiva, equilibrada y feliz.

Las emociones son la parte arquitectónica del desarrollo cognitivo de nuestras vidas. Su papel es importante para CREAR Y ORGNAIZAR NUESTRA MENTE.

Hay que saber conjugar bien los siguientes términos en la educación:

  • LÍMITES
    (Saber aplicarlos con mucho amor)

 

  • INDEPENDENCIA
    (Debemos procurar que los niños hagan las cosas por ellos mismos siempre que sea posible)

 

Al trabajar las emociones debemos prestar atención especial a los términos:

  • EGOÍSMO
  • EGO ALTO
  • ORGULLO
  • POCA TENDENCIA A LA FRUSTRACIÓN
  • NARCICISMO

El próximo curso se hablará de estos ítems y cómo saber tratarlos para favorecer la vida emocional de nuestros pequeños e intentar evitarlos.

Gracias por vuestra colaboración.

 

Escola Grans Somnis.

 

 

CONTROL DE ESFÍNTERES INFANTIL

Es un tema delicado y se debe de hacer con precaución y mucho amor.  El niño no controlara hasta que no esté suficientemente maduro.  Es inútil que nos impongamos que tiene que dominarlo.  El necesita madurar sus esfínteres para poder controlar.

Es un trabajo cuidadoso y debemos dedicarle mucha atención, debemos hacerlo en concordancia con la escuela y todos ir al mismo ritmo.

Debemos usar un orinal pequeño y a la medida del niño, y no insistirle que lo haga en el lavabo, a los niños les asusta el inodoro del adulto y piensan que se puede caer.  Cada hora o bien hora y media les indicaremos si tiene pipi y le aplaudiremos cuando haga un pipi y nos quedaremos un poco tristes cuando no lo haga, pero sin ningún comentario negativo

El control de esfínteres es un aprendizaje y el niño lo puede conseguir con paciencia.